Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
17 agosto 2012 5 17 /08 /agosto /2012 16:27

La primera palabra que me viene a la mente después de leer el título de este artículo es: ERROR.

Sí, con mayúsculas.

 

Vivimos dentro de un entramado empresarial en el que predominan las empresas familiares. En sí mismo, eso no es ni malo ni bueno. Cuando profundizamos un poco y entramos en estas empresas nos podemos dar cuenta de muchas cosas. La más importante, en el entorno que envuelve este asunto es que hay mucha gente mayor, que tampoco es bueno ni malo, pero denota que no hay renovación, que se vive de la tradición, del así se ha hecho siempre. Nos encontramos que son perfiles bajos aunque desbordantes de experiencia. La experiencia tiene un límite. ¿Qué pasaría si en la empresa nos encontraramos a gente con menos experiencia pero con perfiles más altos en formación y competencias?

 

Resulta que hay empresas que se aferran a que su subsistencia, crecimiento o éxito ha ocurrido gracias a este grupo de perfiles bajos que han dado todo por la empresa y se niegan a renovarlos. En algunos casos hasta han apostado por un perfil alto y ante un momento de vacas flacas han sentido el peso de la inseguridad y han decidido volver al pasado, a la estructura y personal que les ha hecho perdurar en el tiempo.

 

Un perfil alto en formación, competencia y experiencias cuesta dinero. Eso es cierto. Pero ¿cuánto? Imaginemos que es una inversión, porque lo es. ¿Cuál es el retorno de esta inversión? Por supuesto, no estoy hablando de poner un Ingeniero a ensamblar piezas. Es un trabajo de habilidad en las manos, no de organización, planificación, anticipación, dirección... De todos modos, esto es como el lenguaje. Una persona con un conocimiento del lenguaje culto puede en un momento dado utilizar el lenguaje coloquial pero no al revés. Es lo mismo. Un Ingeniero planificador podrá montar las piezas pero el montador de las piezas no podrá planificar la producción. No al mismo nivel. Lo hará lo mejor que pueda/sepa pero no tendrá las herramientas. En muchas empresas, el mejor ensamblador es el planificador.

 

Por tanto, y por no extenderme más. Los perfiles altos tienen un coste elevado pero un retorno de la inversión muy rápido. Ofrecen versatilidad, información, trabajo y orden a las empresas. No dudeis en contratar perfiles altos, no os arrepentireis.

Repost 0
Published by empresayotrascosas - en Estructura y Organización
Comenta este artículo
5 octubre 2011 3 05 /10 /octubre /2011 17:20
Cuando en cualquier empresa del mundo se escucha esta pregunta el pánico florece como las amapolas en primavera. Pero ¿por qué tenemos miedo al cambio? Si los cambios se producen para mejorar ¿por qué somos tan reacios a intentarlo? Contestar a las preguntas no es fácil. Los principales detractores del cambio son los operarios. Parece que el miedo que se tiene a cambiar es inversamente proporcional al nivel que se ocupa en el organigrama de la empresa. Cuanto más bajo nos encontremos en el organigrama más miedo tenemos. Y es lógico. Pensemoslo bien por un momento y seamos realistas. ¿Quienes "pagan el pato" cuando se producen los cambios? Cuanto más raso sea el "soldado" más tiene que trabajar. Eso es así. El operario es el que soporta el cambio a sus espaldas en cuanto a carga de trabajo se refiere. Por si fuera poco, lo estamos sacando de su zona de confort, estamos pidiendole que olvide el antiguo proceder y se adapte a algo diferente. Pero ¿y si no sabe hacerlo? Ah! Esa es la pregunta que se hacen y aplican el refran "madrecita, que me quede como estoy". Pero aún se hacen una pregunta peor y más fatídica "¿y si después de ésto ya no hago falta?" Sirva lo dicho para entender los razonamientos de los trabajadores. Cuando la pregunta sube por las ramas del organigrama el miedo es diferente. La preocupación es otra. A nivel de operario se tiene más miedo al éxito del cambio que al fracaso del mismo. A otros niveles se invierte la tendencia y se tiene miedo al fracaso del cambio que supondría perder tiempo y dinero (y credibilidad). Un buen directivo no tendrá miedo y pensará: "si me tienen que echar que sea por lo que he hecho y no por lo que no he hecho". Con todo lo de arriba, mi opinión sobre el cambio es que debe existir. No hay que temblar cuando suena la palabra "mejora" o la palabra "reestructuración". El cambio es bueno. Permite estar en el mercado a las empresas, les permite evolucionar, mejorar las condiciones de trabajo, ser rentables... adaptarse! Por tanto, si algo se intuye que puede ser mejor estudiemoslo y cambiemoslo.
Repost 0
Published by empresayotrascosas - en Estructura y Organización
Comenta este artículo

Presentación

  • : Un poco de empresa
  • Un poco de empresa
  • : Blog dedicado a comentar de manera llana y sencilla aspectos relacionados con el mundo de los negocios y la empresa
  • Contacto

Enlaces